. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.
  solapa guia eclesiastica solapa_prensa plan compartir . . . .
cabezal_prensa .
 
. . . . . .
.
    .
icono_cruz --NOTICIAS .
organismos .
homilias
 
 
 

 

 

 

 

 

.
.
.
.
btn1 btn2 btn3 .
  Imágenes:
 
.
Audios/Mp3:
.
Videos:
.
Otros Archivos :
 

 

 

 

 

 

 

 
2018-06-25 | 
Homilía en la solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista
Corrientes, 24 de junio de 2018
  Todos los años conmemoramos el nacimiento de San Juan Bautista y, al mismo tiempo, recordamos que nuestra ciudad fue puesta desde sus orígenes bajo su protección. De allí su nombre originario: San Juan de Vera de las Siete Corrientes. El primer mensaje que nos viene de nuestras raíces es la voluntad del fundador y de los primeros pobladores de edificar un pueblo sobre bases cristianas. Ese fundamento se fue consolidando gracias a la predicación de los primeros evangelizadores, que lograron una acogida pacífica de su mensaje por una buena parte de las comunidades originarias. Así fue posible el surgimiento de un pueblo nuevo, cuya presencia reconocemos hoy en los rasgos que delinean una fuerte y clara identidad correntina. Por eso, esta conmemoración es, ante todo, una acción de gracias a Dios, quien bajo la protección de San Juan Bautista, nos guio y protegió a lo largo de los siglos.

Tradiciones con mensaje para la vida
Muy unida a esta fiesta están algunas tradiciones que se conservan y celebran con mucho entusiasmo y una gran concurrencia de fieles. Me refiero concretamente a las luminarias, la quema del muñeco y al tatá yehasá. Estos rituales, a los que recurrimos año tras año, están profundamente vinculados a la fuerza que tiene la vida sobre la muerte. El muñeco, que representa la no vida, lo quemamos porque no nos sentimos identificados con él. A nadie se le ocurriría tirar a ese fuego a una persona que nos resulte molesta, ya se trate de una no nacida o de una con años de vida. Por el contrario, en ese fuego echamos las oscuras tendencias que nos conducen al maltrato y desprecio del otro, a la descalificación e indiferencia del que piensa o actúa de modo distinto, en fin, allí, en ese fuego, arrojamos todo aquello que nos impide acercarnos, dialogar y ponernos de acuerdo para progresar juntos y atender prioritariamente a los más indefensos.

En oposición a las señales de muerte que representa esa figura echada al fuego, nos descubrimos creados para la vida y por eso espontáneamente la cuidamos. La convicción de que fuimos creados para la vida, la representamos en el encendido de luminarias: así como la luz hace retroceder a las tinieblas, también nosotros estamos dispuestos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance alejar las amenazas que ponen en riesgo la vida de nuestro pueblo. También el ritual del tatá yehasá es una acción valiente y arriesgada que desafía el peligro de caminar sobre las brasas, festejándose con gran satisfacción cuando el que las cruza sale airoso. Audacia y fervor se necesitan para enfrentar la adversidad.

Todas estas liturgias seculares, mediante acciones vistosas y llamativas, celebran la vida y causan mucha alegría cuando se superan los peligros que la amenazan. Porque es natural y propio de nuestra condición humana proteger la vida y brindarle las mejores condiciones para su desarrollo. En cambio, sentimos una natural resistencia a descartarla como quien se deshace de una cosa molesta. El ser humano, independientemente de su cultura, de su opción política, o de la religión que profesa, percibe en lo más íntimo de su conciencia el rechazo a disponer arbitrariamente de su propia vida y más aún de la vida de su semejante. Esa repulsión se agranda cuando se trata de un ser humano indefenso como es el niño por nacer y la madre en circunstancias vulnerables que debió padecer ese embarazo.

La fe en Jesús anima, ilumina y suma vida
La fe, que es luz para la vida del creyente, nos sorprende con una claridad inesperada: ese anhelo profundo de vida y de felicidad que todo ser humano lleva en su corazón, no es una ilusión. La respuesta a ese deseo de plenitud es Jesús. Él nos muestra el camino de la verdadera vida, es más, Él es el Camino, la Verdad y la Vida (cf. Jn 14,6). Retomando lo que decíamos de nuestros ritos, bien podemos decir que Jesús es la “luminaria” para la vida de cada uno y para la vida de nuestro pueblo; el poder de Jesús quema esos “muñecos” que se nos filtran en nuestros pensamientos, sentimientos y conductas, si estrechamos nuestra vida a la de Él; con Jesús atravesamos victoriosos esas “brasas” que nos meten miedo y pretenden paralizar nuestro camino en la fe. Nuestro patrono sigue señalando hoy la presencia de Jesús: “Este es el Cordero de Dios” (Jn 1,35), para que lo aceptemos y lo sigamos como verdaderos discípulos.

El profeta Isaías, en la primera lectura, nos conmueve con su testimonio vocacional: “El Señor me llamó desde el vientre materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre”, por eso en seguida descubre cuánto vale su vida: “Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza” (cf. Is 49,1-6). Cómo no exclamar a cada estrofa del Salmo: “Te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable”. La razón humana y la luz de la fe nos indican que ninguna ley positiva puede atribuirse el derecho de destruir la vida humana, menos aún la que no puede defenderse por sí misma. Es siempre más razonable pensar cómo coordinar los esfuerzos entre todos para salvar “las dos vidas”, que permanecer enfrascados en una irracional confrontación por el sí o por el no. No terminamos de superar el círculo vicioso de confrontación beligerante y fragmentaria de unos contra otros, la que, a fin de cuentas, aumenta el espiral de violencia. Vivimos enemistados entre nosotros: en religión, en política, en el deporte, en la cultura. Vivimos enemistados con nosotros mismos: separamos la inteligencia, por una parte, y la religión por otra, disociando así la persona y, en consecuencia, también la sociedad. No logramos identificar, distinguir y complementar. En pocas palabras, aún no aprendimos a sumar.

Cuando la fe se une a la razón, como una luminaria que potencia la inteligencia, entonces disipa los miedos y nos capacita para promover una cultura del encuentro; nos llena de valentía y fervor para cruzar esas “brasas” que desafían la creatividad para buscar y encontrar las mejores estrategias para cuidarnos entre todos y progresar, que es lo que Dios quiere y para el creyente es el mandato que lo acompaña desde la creación. San Juan Bautista no es solamente un personaje del pasado. La fe, por la que creemos en la comunión de los santos, nos vincula íntimamente a su la vida. Por eso es quien hoy nos protege de los peligros y nos anima también a nosotros a ser santos. El santo es el que suma vida y por eso también puede proponerla a los otros.

En la reciente carta sobre la santidad, el papa Francisco nos estimula diciendo: “No tengas miedo de la santidad. No te quitará fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser (…) No tengas miedo de apuntar más alto, de dejarte amar y liberar por Dios. No tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. La santidad no te hace menos humano, porque es el encuentro de tu debilidad con la fuerza de la gracia” (32.34). Traducimos ahora esas palabras del Santo Padre y las leemos desde las luminarias: ellas son el símbolo de la luz que es Cristo, quien disipa las tinieblas de nuestro corazón para mostrarnos el camino de la santidad. Y lo hacemos también desde el “cruce de las brasas”. La figura de cruzar las brasas con los pies descalzos, nos afirma en la convicción de que la fe en Jesús nos quita el miedo y nos llena de fervor para hacer todo lo que esté a nuestro alcance en cuidar la vida de todos. Para que, así como se decía del niño Juan Bautista, que “iba creciendo y se fortalecía en su espíritu”, todos los niños concebidos puedan nacer, crecer y fortalecerse en su espíritu, acompañados por una comunidad que descartó para siempre la pena de muerte y optó definitivamente por la vida de todos.

La fe de San Juan Bautista: vida de nuestro pueblo
En períodos de crisis es de personas sabias recurrir a la memoria. La memoria nos esclarece la mente para recordar cuáles fueron los valores, que nos fortalecieron para subsistir y progresar como pueblo y no perecer en el camino. Es no solo bueno, sino necesario y vital, que tengamos presente los valores que representaba San Juan Bautista, quien fue declarado originariamente patrono de la Ciudad de Corrientes. Esos valores, que sostienen el estilo de vida cristiana y católica, los reconocemos y expresamos en las verdades del Credo, las cuales resumidamente son: que Dios es Padre y Creador de todo, que nos envió a su Hijo para salvarnos, que juntos nos dieron su mismo Espíritu, para seamos templos en los que ellos habiten, Iglesia una y santa, y así peregrinemos todos juntos hacia el encuentro gozoso y definitivo con Dios. Esta fe hizo posible que el encuentro de los diversos pueblos en el período fundacional haya dado lugar a un pueblo nuevo, al que hoy con mucho orgullo llamamos pueblo correntino.

Que nuestro Santo Patrono nos proteja del peligro de perder la memoria y dejarnos seducir por quienes también hoy, así como sucedía en el pasado, pretenden deconstruirnos para hacernos funcionales a intereses que no miran el bien de nuestra gente, sino a los suyos propios. San Juan Bautista, que fue acogido por una mujer que ya estaba entrada en años y probablemente su embarazo corría los riesgos comunes a esa condición, nos enseñe a valorar toda vida, nos haga sensibles ante la marginalidad y desprotección en la que viven mucha de nuestra gente, y nos dé inteligencia y responsabilidad para priorizar programas que atiendan efectivamente a sus necesidades.

En ese momento tan emotivo que experimentaron los padres y familiares por el nacimiento del niño, a quien su madre dijo que debería llamarse Juan, el papá Zacarías estalló de gozo y comenzó a alabar a Dios. Que esa alegría y gratitud sea hoy también nuestra por haber nacido en este pueblo, o porque en algún tiempo tuvimos la gracia de integrarnos a él. Que San Juan Bautista bendiga a nuestros gobernantes y a todo el pueblo que fue puesto bajo su protección. Amén.

Mons. Andrés Stanovnik OFMCap.
Arzobispo de Corrientes

derechos reservados
guia eclesiastica prensa   organismos calendario links
complot